Ya al inicio del aprendizaje de alemán usamos un truco como docentes de alemán, tan sencillo como útil, con nuestro alumnado: los números como base del aprendizaje de la pronunciación correcta.

De esta manera, regalamos un «puente para recordar» (Eselsbrücke) a nuestro cerebro al ofrecerle recurrir a algo que ya conoce: los números.

Cada vez que el alumnado no pronuncia adecuadamente, con sólo recordarle físicamente el número, mostrándolo con la mano, es capaz de autocorregirse al haberle dado una buena base previa.

Por ejemplo: el número 1 eins /ains/ (/forma de pronunciar/) nos recuerda que cada vez que veamos en alemán el diptongo -ei- que se pronuncia como el número 1. Por ejemplo, si un estudiante olvida la correcta pronunciación de -ei- y usa la palabra Ei (huevo) con sólo mostrarle el número 1, será capaz de autocorregirse y pronunciarlo bien /ai/ con lo que asimilará con facilidad este aprendizaje, integrándolo también a largo plazo.

Con sólo centrarnos en los números del 1 al 12 ya aparecen prácticamente todos los sonidos fundamentales de la lengua alemana.

Además, de esta manera aprenderás también a reconocer la forma de pronunciar las palabras adecuadamente cuando las busques.

Dado que la entonación también es importante y la musicalidad que comporta es esencial para integrar aprendizajes a largo plazo, te recomendamos aprender frases enteras y preferiblemente como repetición de una frase escuchada por una persona nativa o bilingüe. Esto es fundamental porque nuestra experiencia como examinadores oficiales nos indica que es preferible hablar menos pero mejor pronunciado, entonado y estructurado.

Por ello, nuestras clases tienen lugar fundamentalmente en inmersión lo que lleva a que el alumnado se acostumbre a escuchar y expresarse en alemán de forma adecuada, tanto lingüística como culturalmente, y además, pasándolo bien.

Esto se refleja en sus buenos resultados cuando deciden presentarse a exámenes oficiales, tanto en nuestra instalaciones como en las de otros centros examinadores oficiales internacionales Telc cerca de su domicilio.

Y es que en alemán, menos es más. Luce más la calidad que la cantidad. Esto abre puertas a nuestro alumnado tanto a nivel personal como profesional.